Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de los hábitos de navegación. Pulsa en el botón de aceptación si quieres seguir navegando según los términos de nuestra política de cookies

Curso Kit Pedagógico de Emergencia

Curso Kit Pedagógico de Emergencia

El Colegio Profesional de Educadores Sociales de la Región de Murcia abre la inscripción en el curso online Kit pedagógico de emergencia.

Iniciativa realizada en colaboración con la Asociación de Pedagogía de Emergencia de España, perteneciente a la Red Internacional de Pedagogía de Emergencia Sin Fronteras y englobada dentro del Plan de Apoyo al Colegiado derivado de la crisis sanitaria por Covid-19 del CPESRM.

Plazo de inscripción abierto hasta el 10 de abril - Plazas limitadas PLAZO AMPLIADO HASTA EL 15/04/2020

(la sesión del 13/04 se repetirá el viernes 17/04 para los inscritos en última hora)

Esta formación específica abierta al público en general, tiene como objetivo principal la adquisición del KIT PEDAGÓGICO DE EMERGENCIA, estando basada en la guía de Pedagogía de Emergencia España.

Acción formativa subvencionada parcialmente por el CPESRM al estar integrada dentro del Plan de Apoyo al Colegiado derivado de la crisis sanitaria por Covid-19 del CPESRM. Así mismo, señalar que el equipo docente ha solicitado la reducción de sus honorarios con el fin de hacer más accesible el curso y alcanzar el mayor número de personas inscritas.

Temporalización: Del 13 de abril al 30 de junio

Horas lectivas: 40 h.

Sesiones videoconferencia:

  • Horario: Lunes de 16:00 a 18:00 h. (hora española peninsular)
  • Días:
    • Abril: 13, 20 y 27.
    • Mayo: 4, 11, 18, 25.
    • Junio: 1, 8, 15, 22 y 29.

De forma complementaria se habilitará una plataforma de teleformación en la que se facilitarán al alumno/a los materiales teóricos y diversas herramientas didácticas: foros, materiales complementarios, contenidos multimedia, cuestionarios ,etc.

Matrículas:

  • Colegiad@s CPESRM y CGCEES: 68 euros. 
  • Colegiad@s y Amig@s del CPESRM con cheque-formación: 48 euros. (*)
  • Estudiantes ES y desempleados ES: 88 euros
  • Otros profesionales de la educación, la salud o lo social ( Europa y EEUU): 148 euros
  • Otros profesionales de la educación, la salud o lo social (Resto del mundo): 68 euros

(*)¿Has disfrutado ya de tu cheque formación CPESRM? Disfruta de hasta 100 euros anuales para formación CPESRM durante el año 2020. Consulta las bases y ventajas por ser colegiad@ CPESRM

Nota informativa:

Acción formativa subvencionada parcialmente por el CPESRM al estar integrada dentro del Plan de Apoyo al Colegiado derivado de la crisis sanitaria por Covid-19 del CPESRM. Así mismo, señalar que el equipo docente ha solicitado la reducción de sus honorarios con el fin de hacer más accesible el curso y alcanzar el mayor número de personas inscritas.

PROCESO DE INSCRIPCIÓN

  • Cumplimentar el formulario de inscripción
  • Realizar el ingreso/transferencia del importe de matrícula
  • Remitir (si procede) la documentación de matrícula reducida (estudiantes y entidades CGCEES no CPESRM)
  • Una vez realizada tu inscripción, deberás de realizar el ingreso/transferencia del importe de tu matrícula en el número de cuenta del Banco Sabadell: ES39 0081 0210 1800 0139 8145

PAGO MEDIANTE PAYPAL: 

Para no residentes en España, se ha habilitado el pago mediante Paypal. Las personas que deseen utilizar esta forma de pago, deberán de cumplimentar el formulario de inscripción y posteriormente realizar el envío del importe de su matrícula a la cuenta de Paypal: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

¿Qué es la Pedagogía de Emergencia?

Es importante recalcar que, al tratarse de una metodología enfocada a la emergencia, el trabajo está enfocado a minimizar las consecuencias traumáticas de aquellas situaciones que pueden afectar de forma grave e inminente a la población. Esto lo realizan desde un marco pedagógico y con herramientas educativas. Por lo tanto, esta tarea está asemejada a la que desarrollan el personal sanitario, las fuerzas de seguridad o los bomberos, con la especificidad de que en lugar de abordarlo desde a medicina o la proyección y la seguridad, se aborda desde la pedagogía y la educación. Esto implica que el desarrollo de la tarea es específico de colectivos profesionales relacionados con la educación, y que este desarrollo debe de ser claro, directo y con objetivos bien concretos tanto en sus actuaciones como en sus destinatarios.
Como su propio nombre indica, la Pedagogía de la Emergencia, centra su tarea en las situaciones de emergencia (por cuestiones naturales o humanas) en las que socialmente se producen situaciones de shock y trauma, como las que estamos viviendo hoy día. El trabajo se desarrolla desde la vertiente educativa y divide su tarea en tres fases:
  • Fase 1. FASE DE SHOCK. Esta fase es la inicial, cuando el hecho concreto se está produciendo, donde la ciudadanía trata de situarse en la nueva situación. Es la fase de la que estamos saliendo actualmente (según la experiencia que ellos tienen desde el desarrollo de su trabajo, esta fase en la crisis actual dura unos 15 días).
  • Fase 2. FASE DE SINTOMATOLOGÍA AGUDA. En esta etapa se comienzan a mostrar las primeras sintomatologías relacionadas con la problemática que se está viviendo, y comienzan a aparecer los trastornos del sueño, dolores de cabeza, estados de ansiedad, falta de apetito…NO ES UNA SINTOMATOLOGÍA CRÓNICA, que sería la siguiente fase. En esta etapa se desarrolla el núcleo del trabajo de la Pedagogía de Emergencia. Existen técnicas que se pueden enseñar y aprender fácilmente para abordar estas situaciones, que se pueden dar en muchos y diferentes espacios y ámbitos de trabajo donde hay personas atendiendo a otras personas.
  • Fase 3. FASE CRÓNICA. En esta etapa los ciudadanos/as afectados por la situación de emergencia sufren graves trastornos que deben de ser tratados por especialistas de la psicología, la medicina, la terapia... El objetivo de la Pedagogía de la Emergencia es prevenir que la ciudadanía llegue a este punto. Aun así, el trabajo, incluso en esta fase, se sigue desarrollando con las personas que se viene trabajando desde las fases anteriores, lo que ocurre es que a la intervención educativa se les une las citadas al inicio de este párrafo y además estas terapias toman el protagonismo.
Cabe recalcar de nuevo que la tarea NO SE ABORDA DESDE LA PSICOLOGÍA SINO DESDE LOS APRENDIZAJES Y LA EDUCACIÓN, CON LA APLICACIÓN DE HERRAMIENTAS PEDAGÓGICAS CONCRETAS, COMO MÉTODO DE ENSEÑANZA Y DE RESTAURACIÓN Y ACERCAMIENTO A LA NORMALIDAD, INTENTANDO DISMINUIR EL TRAUMA Y EL DAÑO CAUSADO Y EVITANDO LA CRONIFICACIÓN DE LOS SÍNTOMAS Y LA GENERACIÓN DE SINDROMES POST-TRAUMÁTICOS Y ENFERMEDADES FÍSICAS O MENTALES. Esto puede ser fácilmente comprensible si tenemos en cuenta los principios y fines de la Educación Social, entendiendo por aprendizajes no solo aquellos relacionados con materias concretas, sino también de aprendizajes sociales reflejados en las Funciones de los educadores y educadoras sociales:
  • Generación de redes sociales, contextos, procesos y recursos educativos y sociales.
  • Transmisión, desarrollo y promoción de bienes culturales en lo individual, grupal, colectivo y comunitario.
  • Gestión, dirección, coordinación y organización de instituciones y recursos educativos.
  • Diseño, implementación y evaluación de programas y proyectos socioeducativos. 
  • Conocimiento, análisis e investigación de los contextos sociales y educativos.
 
Con estas funciones podríamos establecer relación con la Pedagogía de Emergencia.
Hay una cuestión importante en estas situaciones. Existen personas que están sometidos a un gran estrés, desde cuidadores particulares, padres y madres, cuidadores de personas mayores, cuidadores de personas con discapacidad a su cargo…Y profesionales que también sufren este estrés, que están en pisos tutelados, residencias de tratamientos en drogodependencias, residencias de mayores, centros de reforma, residencias de personas con discapacidad, residencias materno-infantiles…Todos somos afectados de esta situación de emergencia y de sus consecuencias, y además, los profesionales de la educación y el cuidado somos agentes en la misma.
 Por lo tanto, en esta primera fase se abordaría el cuidado de los cuidadores, tanto en lo relacionado al autocuidado, como a la creación de una estructura y dinámica de equipos de cuidado. Imaginemos la situación de los profesionales que están en cualquiera de los recursos anteriormente mencionados. Esta tarea ya se ha puesto en marcha con los maestros (que ahora están sujetos a nuevas formas de trabajo) la Asociación de Pedagogía de Emergencia de España junto con la Red de Pedagogía de Emergencia de Iberoamérica de la que forma parte y a la que coordina. SI LOS CUIDADORES ESTÁN CUIDADOS, LAS PERSONAS A SU CARGO TAMBIÉN LO ESTARÁN.
 
Áreas de trabajo.
Coincidentes a todas las áreas, sectores de población, ámbitos o como queramos denominarlo, se encuentra la detección de las necesidades básicas a cubrir. 
Si establecemos un trabajo por sectores de población, la propuesta podría ser la siguiente:
 
Infancia y sistema de protección.
Trabajo de primera asistencia a los profesionales. Está enfocada a los profesionales (educadores sociales y otros) que están trabajando actualmente, especialmente a los que trabajan en los centros anteriormente mencionados. Pensemos en estos profesionales que encuentran su programación, su día a día totalmente modificado, donde las personas con las que trabajan también han visto modificada su situación (habiéndose suspendido actividades, salidas,…, habiéndose visto modificada por completo la vida del centro, aumentado enormemente su nivel de estrés y de incertidumbre no solo por el día a día, sino también por la preocupación por sus propios familiares, por ejemplo, como nos pasa a cualquiera de nosotros/as, etc…).
Es necesario el ofrecer una formación a los profesionales para que puedan trasladarla a su labor. NO ES UNA FORMACIÓN DENSA, recordemos que estamos en un escenario de emergencia y por lo tanto la formación será clara, directa, práctica y que permita cubrir las necesidades de Primera Asistencia Educativa que se necesita desarrollar en las fases iniciales (fase 1 y fase 2) anteriormente descritas.
Esta formación se realizará online (el material está preparado y contrastado profesionalmente) y se impartirá por el personal de la Asociación de Pedagogía de Emergencia de España. El objetivo es el trasladar a los profesionales un kit de emergencia educativo para desarrollar en las dos primeras fases anteriormente descritas.
 
Familias
Los Servicios Sociales son grandes conocedores de las familias con necesidades, tienen archivos con datos de cada una de ellas. En este caso se trataría de contactar con las mismas y hacer un seguimiento de su situación, no como una función de control sino con una finalidad de apoyo, a través de llamadas, visitas (en caso de ser posible y con las medidas de protección adecuadas), escucha activa de los adultos y de los niños y niñas. Sería un trabajo de educación familiar en el que (abandonando las tradicionales funciones de supervisión de la vivienda y demás) se aplicarían las funciones adquiridas en ese kit educativo que comentábamos anteriormente. 
Esta misma función de acompañamiento, asesoramiento, escucha activa se realizaría con las familias que tienen personas con discapacidad a su cargo. El apoyo con una llamada, con una visita, con una video-llamada, que permita un desahogo a través de una comunicación con alguien que escuche y esté pendiente de sus necesidades, supone un importante aliciente para estos cuidadores. Vuelvo a decir, que también se establecen indicaciones para las personas a las que atienden. Se trata de una correa de transmisión entre los educadores/as sociales-cuidadores-personas atendidas.
 
Personas con discapacidad y ancianos.
Este es otro colectivo vulnerable que requiere de una atención especial, por las circunstancias de soledad y aislamiento en la que se encuentran. La tarea sería atender las necesidades de primer orden para poder paliarlas. Pensemos en la compra o en la soledad de quien tiene necesidad de ayuda para poder salir a la calle y en este momento no tiene quien lo haga. Esto mismo se puede realizar de manera presencial o a través de las nuevas tecnologías. Para una persona anciana que no pueda recibir visitas, una llamada, una lectura a través del teléfono, una canción, la lectura de un poema o la mera conversación, puede suponer el aliciente de ese día para ellos/as.
Para poner esto en marcha, la propuesta es la siguiente:
  1. Mantener una reunión con la gente de la Asociación de Pedagogía de Emergencia de España.
  2. Poner en marcha la formación de un núcleo de personas que puedan hacer de correa de transmisión a aquellos otros profesionales para que puedan ponerlo en práctica.
  3. Establecer los canales para hacer llegar esta formación a los destinatarios. 
Pensemos que los servicios sociales y las administraciones tienen los datos de las personas más vulnerables, aquellas que no se quejan o no tienen como hacerlo, que no tienen ayuda y que están en situaciones más complejas. A estas personas está dirigido este trabajo.
 
Adolescentes y jóvenes:
Que lo que estén creando se pueda poner en común y compartir.
Que puedan encontrarse en grupos dinamizados por educadores para poder ser escuchados , apoyados en sus propuesta y alimentados en su espíritu de cambio, y que sean sujetos de creación cultural y social en esta situación
Organizar con ellos un servicio de apoyo a otros colectivos (p.e.: leer cuentos a niños, a ancianos,.. on-line para residencias y centros,…o en formato apadrinar / amadrinar a un niño, a un anciano/ a una persona con diversidad funcional/ a otro adolescente o joven en situación de dificultad ).
 
Más información: